Inseminación artificial no2018-04-26T06:59:03+00:00

Inseminación Artificial

Caballos disponibles

El Programa de cubriciones a terceros por inseminación artificial tiene por objeto ofrecer a todos los ganaderos de caballos PRE (Pura Raza Española) un servicio que permita cubrir a sus yeguas con semen refrigerado de sementales de la Yeguada de La Cartuja – Hierro del Bocado.

Disponemos de un amplio plantel de reproductores, con diferentes características morfológicas querepresentan nuestras 5 líneas reproductivas.

Los precios dependen del semental elegido y van desde 500 a 1.000 € + IVA . CONDICIONES Y PRECIOS ESPECIALES PARA GANADEROS CON YEGUAS CON CERTIFICACIÓN DE ESTIRPE CARTUJANA (CERRADAS EN BOCADO)

El envío de muestras se realizará mediante transporte urgente para que llegue en las mejores condiciones para su utilización, o directamente retirada de las instalaciones por persona autorizada al efecto. Las dosis de esperma se remitirán refrigeradas en Equitainer del propietario de las yeguas o mediante cajas Minitub de refrigeración.

Serán por cuenta de los ganaderos los gastos de transporte para la entrega de las dosis seminales.

Por cada yegua se podrá enviar hasta 3 dosis seminales durante la estación reproductiva correspondiente.

Para concretar la prestación de este servicio deberá ponerse en contacto con nuestros servicios veterinarios, que le asesorarán en la elección del semental más apropiado para la inseminación de su yegua.

MÁS INFORMACIÓN

Para solicitar más información: Teléfono: +34 956 16 28 09 en horario de 8:00h a 14:00h. o por e-mail: correo@yeguadacartuja.com

Hacia la Edad Media

Desde tiempos ancestrales el caballo ha jugado un papel importante en nuestra cultura, como demuestran numerosos testimonios pictóricos. Concretamente, en la Península Ibérica se sabe que los equinos ya formaban parte de la vida cotidiana de las primeras civilizaciones e irán ganando importancia rincipales escritores cantarán sus glorias.

El origen de la influencia del caballo y, en concreto, del caballo andaluz, dentro de nuestra cultura coincide con el florecimiento de las primeras grandes civilizaciones en la Península. Los cartagineses incorporan los équidos en gran número a sus ejércitos por su enorme resistencia y fuerza. Posteriormente, los romanos saben apreciar el valor del caballo andaluz y lo potencian tanto como medio de transporte en la vida civil y en los frecuentes conflictos bélicos como signo de distinción para reyes y emperadores. También se seleccionan para los juegos circenses. La importancia de los caballos e incluso de la cultura ecuestre en la Península Ibérica en aquellos momentos queda patente por los testimonios escritos que dejaron grandes escritores clásicos como Homero, Jenofonte, Virgilio o Plinio. La invasión de los pueblos germánicos no influye en las características de los caballos andaluces ya que efectúan su entrada en la Península mayoritariamente a pie y los pocos efectivos que llevan no llegan a mezclarse significativamente con los autóctonos, ya que además se mantuvo vigente la legislación romana en defensa de los ejemplares españoles.

Los orígenes de La Cartuja y La Yeguada

Desde su fundación a finales del siglo XV, el Monasterio de la Cartuja se convierte en piedra angular de la crianza del caballo jerezano. Durante tres siglos, que coinciden con los de máximo esplendor del reino de España, los monjes cartujos constituyen una yeguada que con el tiempo se convertirá en una de las más célebres y apreciadas del mundo. Su esmerada labor ganadera, asentada en torno al espléndido edificio renacentista y en el marco excepcional de clima y fertilidad, donde también se crían los universales vinos de Jerez, se ve interrumpida a inicios del siglo XIX, a causa de la guerra de la Independencia y coincidió con los años de esplendor de España y, en consecuencia, de sus caballos.